Gobernadores en alerta por el plan oficial para amortiguar la suba de tarifas

Mauricio Macri quiere “coparticipar” con los gobernadores el costo fiscal y político de los tarifazos. Tras una semana picante, que anudó chispazos en Cambiemos y dos protestas callejeras, el Presidente busca no quedar como único culpable. Una cumbre técnica que Juan José Aranguren tenía agendada hace tiempo con sus pares de Energía de las provincias se convertirá en un round político donde Nación buscará asociar a las provincias frente a la crisis por las tarifas. El gobierno quiere que las provincias rebajen impuestos en las boletas de luz y gas o subsidien parte de la tarifa social para bajar el impacto en los aumentos. Los mandatarios dicen que no tienen margen. Según un informe del Ministerio de Energía, la prestadora del sur de la provincia de Buenos Aires y la de Entre Ríos son las que tienen la mayor carga tributaria. Además, pagan Ingresos Brutos e IVA.
Según reconstruyó Clarín, esa idea fue sugerida -por vías diferentes- por la UCR de Alfredo Cornejo y la Coalición Cívica (CC) de Elisa Carrió y por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Consiste en que las provincias “hagan un esfuerzo” para amortiguar la suba de las tarifas de la luz y el gas.

Esa jugada oficial puso en alerta a los gobernadores que enviarán a sus responsables de Servicios y Energía a la reunión con Aranguren que en su origen tenía en el temario hablar sobre la tarifa de gas (que las provincias aporten para extender la vigencia de la tarifa social) pero se ampliará al tema tarifa eléctrica.

El tono más político que técnico, y los roces que Aranguren tiene con los gobernadores, abren la puerta a la posible presencia de Rogelio Frigerio, que junto a su vice Sebastián García de Luca anticiparon a algunos mandatarios la propuesta oficial.

“Vamos a esperar qué proponen pero las provincias no tenemos demasiado que aportar”, coinciden funcionarios de provincias de Cambiemos, peronistas y provinciales.

En Casa Rosada descartan la opción de dar marcha atrás con los aumentos, mencionan que el 30 por ciento de las boletas es carga tributaria y apuntan que las provincias deben aportar para mantener la tarifa social. Algunos datos: en la provincia de Buenos Aires, hay 1,6 millones con ese beneficio y en Santa Fe son unos 330 mil.

La tuerca del engranaje tarifario eléctrico donde pueden ajustar las provincias es impositivo. En Buenos Aires hay dos impuestos que suman 15,5 por ciento en la factura de luz. Eso, con distintos valores, ocurre en la mayoría de las provincias pero esos ingresos están destinados a fondos de “infraestructura energética”.

Ejemplo. Un tributo de 5,5 por ciento fijado en 1978 se destina a un crédito que financió la construcción de la central Piedra Buena que aporta dos por ciento de la capacidad instalada del país. Según un informe del Ministerio de Energía, la prestadora del sur de la provincia de Buenos Aires y la de Entre Ríos son las que tienen la mayor carga tributaria. Además, pagan Ingresos Brutos e IVA.

Las provincias corren de atrás. En Catamarca, Lucía Corpacci, hizo una campaña pública para explicar las subas de electricidad luego de un piquetazo de 10 días en un distrito del interior. En un spot detalla que la empresa de energía traslada al usuario el aumento nacional que ubica en 1000 por ciento.

Además de la reacción del mendocino Cornejo por la suba del gas -antes lo hizo Gustavo Valdes, correntino de Cambiemos, con luz- hubo más planteos. Juan Manuel Urtubey (Salta) consideró un sinsentido “fijar aumentos que nadie puede pagar”.

Miguel Lifschitz, el gobernador socialista de Santa Fe, también pegó: “Estos aumentos de tarifas ponen a las familias y a las pymes en una situación límite. No hay visión ni entendimiento por parte del gobierno”, dijo en radio Con Vos. En Entre Ríos, Gustavo Bordet compartió su preocupación en una reunión con intendentes de Cambiemos y elevará una queja a Nación.

Juan Schiaretti guarda silencio pero el ministro de Economía Osvaldo Giordano tiene un informe donde estima en más de 60 mil millones de pesos anuales lo que destinó en 2016 la Nación a subsidios de servicios en el área metropolitana.

Desde una provincia del centro del país detallan que podría haber un “esfuerzo compartido” para evitar el próximo aumento pero para eso se requiere “la decisión política de Macri de resignar el factor fiscal”.

“El gobierno hizo una escala tarifaria sobre un escenario de crecimiento de la economía que no se produjo, por eso lo razonable es que revise la curva de tarifas”, apuntó una fuente provincial.

En Santa Fe y Tucumán ponen el foco en otro segmento: el sector industrial, productivo y comercial donde las subas de luz y gas vuelven “insostenibles sectores de la economía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *