Una respuesta al ministro

espués de 36 horas de la publicación, el ministro Mauro Urribarri se dignó a responder la publicación de ANALISIS, basada en auditorías del Tribunal de Cuentas, sobre desvíos de dineros públicos en un área de su cartera política. Urribarri juniors no tiene que rendirle cuentas a este medio, sino al organismo de control -donde ya no está más su amigo y hermano Guillermo Smaldone, que siempre le ocultaba cualquier irregularidad cometida en las administraciones de su padre Sergio Daniel-, al que, evidentemente, le envió lo más parecido a una advertencia pública como para que se cuiden sobre lo investigado y lo que aún resta indagar. El TdC hace más de seis meses que viene investigando graves desprolijidades con dineros públicos provenientes de la Nación y destinados a trabajadores que no tienen otros ingresos para afrontar la vida cotidiana.
Por Daniel Enz

ANALISIS no mintió en ningún momento. Se ajustó a documentación oficial, a la que tenía conocimiento el propio ministro y buena parte de su equipo. Si Mauro Urribarri no lo quiere entender o busca desviar el tema, es otra cuestión. Seguramente en este caso, el ministro no podrá mirar para otro lado, como siempre hizo en buena parte de su corta historia política, con casos tales como los desvíos de dinero en el Senado en la anterior administración; sus relaciones con el narcotráfico o su crecimiento patrimonial, que lo transformaron en un hombre rico con apenas algo más de 30 años.

El único error que este medio debe reconocer y pedir disculpas -porque fue una desinteligencia en el diseño, que llevó a ubicar una foto que no debía ser publicada, como la de su hermano junto a su hijo -fue justamente el que el ministro apunta y critica con absoluta razón. ANALISIS defendió históricamente la integridad de los menores, cuestión que seguramente no podrá exhibir nunca el cuestionado funcionario. Y las disculpas no son solamente a nuestros lectores, sino también a Damián Urribarri y a su mujer, porque ni siquiera son mencionados en centímetro alguno del extenso informe. Nosotros desconocemos la situación matrimonial de Mauro Urribarri y solamente dimos cuenta de su nueva propiedad millonaria, independientemente de con quien la pueda compartir en algún momento. No obstante, esa mención fue también un llamado de atención a la justicia, que hace más de un año y medio tiene una denuncia de enriquecimiento ilícito contra el ministro y nunca fue citado a indagatoria, pese a las pruebas contundentes.

Este medio ratifica cada uno de los datos consignados en la nota de tapa. Los que cuestionan al ministro como así también los relacionados a sus amigos y funcionarios. Están allí cumpliendo funciones en el Estado entrerriano, con sueldos pagados por el erario público y están expuestos a la crítica y la denuncia por sus movimientos y negocios. Si no lo entienden de esa manera, que se dediquen a la actividad privada, ganándose el pan como buena parte de los habitantes de esta provincia o que acudan a Tribunales para dirimir las cuestiones.

...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *