Denuncian irregularidades en el Hospital San Miguel de San Salvador

Dos hechos de gravedad y posible mala praxis médica ocurridos en el Hospital San Miguel de San Salvador, fueron denunciados por medios de la localidad días pasados. En uno de los casos una mujer a punto de dar a luz fue abandonada en la sala de pre-parto presuntamente a raíz de una pelea interna entre los empleados del nosocomio, y debió dar a luz por sus propios medios y sin ningún tipo de asistencia. Esta situación habrá desencadenado la renuncia del médico pediatra, quien pudo atender al recién nacido recién 24 horas después del nacimiento. La parturienta hizo uso del libro de quejas, pero fue obligada a desmentirse. En el segundo de los casos denunciados, un hombre reveló serias falencias en la atención a su padre, lo que habría ocasionado su muerte a pocas horas de ser internado en el hospital. Estas irregularidades ponen de manifiesto la grave situación de la salud pública de la localidad, lo que genera gran preocupación en la ciudadanía, pudo saber ANALISIS DIGITAL.
Es preocupante la situación de la salud pública en Entre Ríos y para muestra, basta ver los graves hechos ocurridos en el Hospital San Miguel de San Salvador en las últimas semanas.

Según pudo conocer ANALISIS DIGITAL desde hace tiempo preocupan a la población de la localidad las terribles falencias en la atención de los pacientes, y habría una orden de las autoridades de dicho nosocomio de realizar los partos sin pediatras ni ginecólogos. Además, se denunció que se habrían modificado historias clínicas, así como el libro de quejas de la institución y una paciente fue obligada a desmentir lo escrito.

En medio de estas situaciones se encuentra la población de San Salvador en total estado de vulnerabilidad y riesgo permanente.

En uno de los casos denunciados, una mujer a punto de dar a luz y atendida por una conocida obstetra de San Salvador habría sido abandonada en la sala de pre-parto, sin brindarle atención de ningún tipo, a causa de una pelea interna.

Según informó el sitio Infolibre la mujer quedó sola en dicha sala tras abandonada por la obstetra a cargo, y sin posibilidad de ser escuchada cuando pedía ayuda dado que el lugar se encontraría insonorizado, por lo cual tuvo que dar a luz por sus propios medios. Cerca de una hora después, personal de enfermería habría escuchado sus desgarradores gritos y la asistió ya cuando el parto estaba iniciado.

Esta situación habría desencadenado la renuncia del pediatra del nosocomio, Dr. Lorenzo Torrez, debido a que conoció la situación 24 horas después de ocurrido, posibilitado la asistencia del pequeño recién nacido.

La madre, habría expresado su queja en el Libro de Quejas del Hospital, con los fines de presentar la denuncia posterior por mala praxis y abandono de persona, pero se según se supo con posterioridad fue obligada a retractarse, modificando dicho libro.

Se indicó además que la directora del nosocomio habría regresado de sus vacaciones la semana pasada encontrándose con la situación ya consumada.
Falencias que causan muertes

Otra de las graves denuncias sobre la situación del hospital la realizó Ramiro Ledesma, quien advirtió que diversas falencias en la atención que recibió su padre habrían desencadenado en su muerte, ocurrida el pasado martes.

A raíz de la situación, realizó una denuncia pública mediante la publicación de una carta en el sitio de noticias local Reporte Cuatro.

A continuación, se transcribe la carta de Ledesma:

“Con angustia, tristeza e impotencia quiero narrarle al pueblo donde nací y me crié cómo fueron las últimas horas de vida de mi padre, Luis María Francisco Ledesma (Luis Negri).

“Todo comenzó la mañana del martes 28 de febrero, cuando recibo un llamado telefónico de mi hermano, alertado por una vecina, por los ladridos del perro y un paquete sin abrir en la puerta del domicilio de mi padre.

“Decidimos dar aviso inmediato a la policía y a los bomberos, los cuales ingresaron al domicilio y encontraron a mi padre en el piso del baño, con un golpe en la cabeza. Él podía hablar pero estaba desorientado. Lo trasladaron en ambulancia a las 11 horas al Hospital San Miguel.

“Lo recibió en la Guardia del Hospital la médica de guardia, le diagnosticó neumonía, quedando internado. Se alertó al profesional a cargo de mi padre que era un paciente con insuficiencia cardíaca y que hacía cinco meses había estado internado en la localidad de Morteros, provincia de Córdoba, por un cuadro de edema pulmonar a consecuencia de su problema cardíaco. Sin embargo, se hizo caso omiso.

“A las 15 horas, llego al hospital debido a que resido a 470 kilómetros de San Salvador, encontrando a mi padre con una importante dificultad respiratoria y sin asistencia de oxígeno. Acudí de inmediato a la enferma, alarmado por el estado en el que veo a mi padre. Volvió la médica, lo revisó, lo medicó y le puso una máscara de oxígeno. Sin embargo, mi papá seguía empeorando. Preocupado por la situación, me contacté con el doctor Hernán Bernhardt quien se acercó hasta el hospital en forma instantánea y me indicó trasladarlo cuanto antes a Concordia.

“Con buena predisposición de las enfermeras y la doctora de guardia se consiguió la autorización para su traslado a un nosocomio de esa localidad.

“Llegó la ambulancia. Se le desconectó la máscara de oxígeno para pasarlo a la camilla de traslado, se le colocó nuevamente la máscara y cuando abrieron el tubo de oxígeno transportable empezó la pesadilla: el mismo estaba VACÍO y no había otro de reemplazo. Sin hacerse presente la profesional a cargo de mi padre durante este episodio, tomé la decisión de trasladarlo desde la cama hasta la ambulancia sin la asistencia de oxígeno, sabiendo que la ambulancia cuenta con dos tubos de oxígeno. Al llegar a la ambulancia, le colocaron la máscara y no salía oxígeno de ninguno de los dos. En ese momento ví que mi papá ya no podía respirar más, por lo cual lo trasladaron nuevamente hasta la guardia donde murió a los pocos minutos por edema agudo de pulmón.

“Con este relato quiero dejar aclarado que no sé si mi papá murió por la falta de oxígeno, pero sí sé que muchas cosas fallaron.

“Parte de mi historia se formó en aquél hospital. Mi abuelo, el doctor Francisco Santos Negri fue director durante muchos años del primer hospital de San Salvador. Él, junto con el doctor Saslavsky y mi padre fundaron la farmacia del hospital San Miguel. Yo sentía orgullo del hospital de mi pueblo y me cuesta todavía entender en el estado de abandono en el que se encuentra.

“Hago pública ésta carta, con el fin de que las autoridades del hospital tomen las decisiones pertinentes para que esto no vuelva a ocurrir.

“Siento que la dirigencia política le soltó la mano al hospital, faltan insumos básicos, entre tantas otras cosas y no veo que hagan nada al respecto. El pueblo de San Salvador debe unirse para luchar por nuestro querido hospital San Miguel”.

...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *