Ómicron: cómo funciona la inmunidad a largo plazo que podría convertir al COVID en un resfrío

Cuando el cuerpo humano está infectado por el virus o encuentra un fragmento del patógeno en una vacuna, nuestro sistema inmunológico cambia de manera sutil pero importante. Esto podría provocar que la pandemia vaya perdiendo fuerza.

 

Ómicron no da tregua. Mientras a nivel global hubo una suba de más del 55% de las infecciones en la última semana a causa de esta variante, que ya es la predominante, en nuestro país este lunes se registraron más de 100 mil casos y 191 muertes. La positividad, en tanto, se mantiene cercana al 70%, muy por encima de la recomendada por la OMS (10%).

En este contexto preocupante, nuevos estudios sugieren que tras Ómicron, el coronavirus podría perder fuerza y devenir en una molestia leve.

Sucede que hasta ahora, las discusiones sobre la protección contra el Covid-19 se concentraron en los anticuerpos neutralizantes, proteínas que se adhieren al virus para neutralizarlo, y parte fundamental de la respuesta inmunitaria al patógeno.

Sin embargo, según explican varios especialistas, los anticuerpos neutralizantes no son la única arma a disposición del sistema inmunológico, que contaría con otros mecanismos que podrían proteger mejor frente a futuras olas de coronavirus, permitiendo un lento regreso a la normalidad pre-pandémica.

VARIANTE ÓMICRON: EL ROL DE LOS ANTICUERPOS

El informe que publica el portal estadounidense Vox, explica que si bien los anticuerpos son una parte fundamental de la respuesta inmunitaria, no son la única.

El sistema inmunológico se basa en las células madre que viven en la médula ósea para producir una variedad de componentes que no son muy conocidos. Allí se forman muchos tipos de glóbulos blancos que entran en acción de inmediato cuando se encuentran con un virus por primera vez, y que esencialmente toman notas para comenzar a planificar la próxima infección.

Es esta memoria del sistema inmunitario la clave para la protección a largo plazo contra el coronavirus. Dicho en otras palabras, a medida que los glóbulos blancos adquieren más práctica contra el Covid-19, parecen mejorar en la contención del virus, incluso cuando evoluciona a nuevas variantes. Eso parece estar sucediendo en el caso de Ómicron.

«En general, los anticuerpos neutralizantes evitan que te infectes en primer lugar», explicó Lewis Lanier, presidente del departamento de microbiología e inmunología de la Universidad de California en San Francisco.

Los anticuerpos neutralizantes son exigentes con las partes del virus que reconocen, conocidas como epítopos. Si esos puntos de unión en el virus cambian, como lo hacen en muchas variantes de coronavirus, los anticuerpos pueden volverse menos efectivos. En los meses posteriores a una infección o inmunización, la cantidad de estos anticuerpos neutralizantes también disminuye. Eso es de esperar. La producción de anticuerpos requiere mucha energía, por lo que el cuerpo produce menos después de que desaparece una infección.

CÉLULAS T Y B: LAS OTRAS ARMAS CONTRA LA VARIANTE ÓMICRON DEL CORONAVIRUS

El sistema inmunológico tiene otras herramientas útiles en la batalla contra el Covid-19. Para empezar, existen anticuerpos no neutralizantes. Estos no interfieren directamente con el funcionamiento del virus, pero pueden ayudar al sistema inmunitario a detectar las células infectadas y marcarlas para su destrucción.

La tarea de eliminar las células infectadas recae en un grupo de glóbulos blancos conocidos como células T citotóxicas, a veces llamadas células T asesinas. Surgen de las células madre en la médula ósea y hacen que las células infectadas se autodestruyan, sin interferir con las células normales.

«Las células T no pueden prevenir la infección. La única forma en que una célula T puede reconocer que tiene una infección es después de que una célula se haya infectado», añadió Lanier el medio estadounidense.

Las células T auxiliares son otra variedad importante de glóbulos blancos. Estimulan la producción de anticuerpos por un grupo diferente de glóbulos blancos llamados células B. Las células B se forman en la médula ósea y luego migran a los ganglios linfáticos o al bazo.

Después de una infección o una vacuna, algunas células B y células T se quedan y se convierten en células B y células T de memoria. Permanecen inactivos, a veces durante décadas, esperando ver si regresa un patógeno. Si lo hace, pueden reactivarse rápidamente.

Es por eso que una disminución en los recuentos de anticuerpos neutralizantes no siempre es un desastre. Incluso si las concentraciones de anticuerpos neutralizantes son tan bajas que ya no pueden prevenir una infección, otras partes del sistema inmunitario pueden unirse para asegurarse de que el virus no cause demasiado daño.

«Hay una ventana de tiempo después de que el virus ingresa al cuerpo antes de que realmente comience a manifestar la enfermedad en la persona», dijo Deborah Fuller, profesora de microbiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

«Esa ventana de tiempo permite que el sistema inmunitario que ha sido vacunado y tiene respuestas inmunitarias de memoria recuerde muy rápidamente y apague el virus antes de que realmente cause la enfermedad».

Por eso, frente a nuevas olas de contagio provocadas por variantes más contagiosas como Ómicron y a medida que es probable que la mayoría de las personas se infecten en algún momento, le resistencia de la población dependerá en gran medida del trabajo en equipo de las células B, las células T y los anticuerpos, y cómo resisten cualquier nueva mutación en el virus.

«Es posible que las vacunas y la infección previa no impidan que se infecte con las próximas oleadas de variantes, pero es posible que lo mantengan fuera del hospital», dijo Lanier.

COVID-19: HACIA UN EQUILIBRIO

La inmunidad continuará aumentando en toda la población y mitigará los daños causados por la pandemia, incluso cuando el virus cambie. Es poco probable que Covid-19 desaparezca por completo. Mientras circule, seguirá mutando y puede causar brotes esporádicos. Pero nuestro sistema inmunológico está progresando.

«Por lo que he visto, las respuestas de las células T todavía funcionan bastante bien contra Ómicron», dijo Brianne Barker, investigadora de vacunas en la Universidad Drew.

Otra buena noticia es que muchos aspectos de nuestro sistema inmunológico también parecen manejar bien la última variante.

«A medida que expones el cuerpo humano, incluso al mismo antígeno una y otra vez, nuestro sistema inmunológico también evoluciona. Lo que estamos empezando a ver en personas con terceras inmunizaciones es una de anticuerpos que es más amplia», agregó Fuller.

Es una buena señal de que es probable que las mejoras en el sistema inmunológico superen los cambios en el virus. Pero la pandemia también dejó en claro que no hay nada sobre su trayectoria que podamos dar por sentado. Si bien las células dentro de nosotros pueden protegernos contra la infección, sigue siendo una buena idea limitar la transmisión del virus de cualquier otra manera que podamos. Cuantas menos personas infecte, menos sorpresas desagradables se avecinan.

FUENTE: Cronista

...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *