Muntes: “Se necesita una fuerte inversión, porque el sistema público es el que salva”

El secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Entre Ríos, Oscar Muntes, se refirió a la realidad del sistema sanitario de la provincia y de los trabajadores en el marco de la pandemia.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Muntes sostuvo que la situación de los trabajadores “es compleja, porque la situación sanitaria de la provincia antes de la pandemia ya era muy compleja y difícil”. “La pandemia nos toma en esa situación y en esa situación había que trabajar y resolver la urgencia que generaba este momento en el mundo, Argentina y la provincia y en cada hospital y así es como los trabajadores salieron a hacer frente a la situación. Nadie está preparado para un pandemia”, analizó.

Aseveró que “la realidad golpeó muchísima en una situación sanitaria de la provincia que venía con muchas dificultades y ahí se va llevando, como se puede, reclamando y demandando que todos los trabajadores que están al frente de la situación tengan las medidas de seguridad e higiene como corresponde, que ninguno se pueda contagiar, para que tengamos la certeza de que trabajamos tranquilos más allá de que son condiciones extremadamente difíciles”.

De todos modos, destacó que “nos tomó con mucha fuerza, de golpe, pero hay algo que tenemos que es un recurso humano extraordinario y gracias a eso el trabajo se está llevando adelante bien y superando las instancias que son duras, pese a que no se paga el bono de 20.000 pesos que se prometió y que las gestiones vienen muy lentas, que el reconocimiento no es tal, que los trabajadores están cansados, que no están los suplentes como corresponden, los trabajadores de riesgo no ha sido reemplazados en su totalidad, hay cansancio y angustia”.

En cuanto a lo que se espera a futuro, el dirigente sindical sostuvo que “se habla mucho de la post-pandemia, de lo que esto va a dejar en la sociedad como enseñanza, la función que cumple el Estado y la función que cumplimos los trabajadores que son claves para la igualdad”.

Planteó que “a nivel nacional la recuperación del Ministerio de Salud fue clave para sostener esta estrategia de trabajo, y eso articuló y garantizó que miles de argentinos no tengamos las dificultades que tienen otros países vecinos y en el mundo” pero advirtió que “es un trabajo que hay que hacer de articulación y el ministro lo afirmó, se planteó que viene una inversión muy fuerte en el sistema sanitario y que esto nos dejó una enseñanza que nos abrió los ojos”.

En ese marco, destacó la visita del presidente de la Nación, Alberto Fernández, al Instituto Malbrán y consideró que “en esto tiene que haber un antes y un después, apostamos muchísimo para tener una discusión muy fuerte para insertar el presupuesto necesario pero para hacerlo como corresponde y conforme a las necesidades que tenemos”.

“Tenemos la posibilidad de recorrer la provincia, de estar en cada uno de los hospitales, los centros de salud, tener la información, y si hay una fuerte inversión y una preocupación en serio sobre el sistema sanitario de toda la Argentina, si hay una fuerte política pública para sostener y eso va insertado en la población para igualar y que todo sea más equitativo seguramente habrá una post-pandemia que nos deje una enseñanza muy buena. Necesitamos una fuerte inversión en el sistema sanitario, porque el sistema público de salud es el que iguala, el que salva y el que garantiza que los pueblos tengamos la equidad”, sentenció.

En cuanto a la escasez de recursos en los efector públicos, Muntes reconoció que “la respuesta de las autoridades es que se está esperando a los momentos pico porque los insumos son escasos y hay que usarlos en los momentos adecuados, pero ya tuvimos un tiempo largo y prudencial que se ganó a través de la definición política de la cuarentena y a partir de esa definición cada efector, cada provincia, cada localidad tenía que nutrirse de los recursos necesarios, y lo vemos con mucha preocupación”.

“Queda claro que hubo una estrategia que garantizó que todo sea mucho más lento y que en mucha localidades de la provincia no haya caos y así el sistema pudo dar las atenciones necesarias, pero en casi todos los hospitales y centros de salud no están los elementos necesarios, hay preocupación de los trabajadores y mucha demanda, porque hay que estar en esos lugares poniendo el cuerpo”, apuntó.

“En estos momentos difíciles decimos que los elementos necesarios para los trabajadores tienen que estar. Los protocolos que se firman son buenos, son extremadamente rigurosos y plantean con mucha claridad los elementos que debemos tener los trabajadores para llevar adelante la situación; pero del dicho al hecho, hay un largo trecho. Si bien hubo muchísima inversión y elementos que llegaron a los diferentes hospitales, queremos creer que en el momento en que se necesiten estarán todos los que hacen falta porque sabemos que tenemos un sistema sanitario muy débil y si no hay inversión para la cotidiana seguiremos con los mismos problemas que tenemos ahora pero sin pandemia”, reflexionó.

En este contexto, dijo estar en contacto con las delegaciones de ATE de Chajarí y Uruguay donde en los últimos días se confirmaron nuevos casos y manifestó que “estas situaciones demuestran la debilidad que tenemos, y eso genera mucha angustia y mucho miedo”. “Hay muchísima incertidumbre y miedo y eso genera muchísima preocupación porque no se sabe cómo seguirá esta realidad que estamos viviendo”, admitió.

Reclamos en IAFAS y Secretaría de Salud

En otro orden de cosas, Muntes explicó que las asambleas en el Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (IAFAS) y la Secretaría de Salud se debieron a que “hay mucha bronca y angustia la reducción de entre el 30 y el 40% del salario por los adicionales, porque tenemos salarios que no se garantizan con la normalidad sino que los adicionales son los que garantizan un salario medianamente digno y sin ellos hay un salario de hambre”.

Cuestionó que “en la protesta de ayer quedó evidenciado que a las autoridades no les interesa absolutamente nada, porque los responsables jerárquicos –que son nueve- cobraron su salario como corresponde, no tuvieron ningún recorte, y lo que más bronca da es que está el representante obrero que debe garantizar la defensa de los trabajadores, ser la voz de ellos y estar al frente de la demanda pero él también cobró el 100% de su salario sin importarle la situación de los trabajadores”.

Asimismo se quejó de que “llegaron a decir que no sabían si tenían garantizado el pago del aguinaldo” y se preguntó “dónde están todos los fondos que garantizó el IAFAS en todo este tiempo y dónde está todo el patrimonio que ha generado”.

Del mismo modo, explicitó que “la protesta en la Secretaría de Salud y el Hospital San Martín fue por el recorte de horas extras y adicionales que están incluidos desde hace mucho tiempo en los salarios y también por la apertura de paritarias, porque este año no hubo y somos una de las pocas provincias donde no hubo ni siquiera un adelanto por las paritarias 2020”.

“Esperamos que lo del IAFAS tenga respuesta concreta y oportuna, que las autoridades recapaciten y estén a la altura de las circunstancias, y que el gobernador de la provincia –que conoce muy bien el tema- recapacite ante esta realidad porque no puede haber trabajadores que paguen las consecuencias y funcionarios que viven sin ningún inconveniente”, pidió.

“Ante esta situación el estado de alerta que se definió es seguir luchando, queremos volver a tener nuestro salario digno como corresponde, y de una vez por todas queremos que nos convoquen para comenzar a discutir la paritaria 2020, a la cual no nos han convocado”, concluyó.

...

Agregar Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *