Varisco se presentará este viernes para declarar en la causa “Narcomunicipio”

N.B. de ANÁLISIS

Sergio Varisco volverá este viernes a la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná. Ingresará al edificio de calle 25 de Mayo para ampliar su indagatoria en el marco de la causa Narcomunicipio. El debate que dirigen los jueces federales Lilia Carnero, Noemí Berros y Roberto López Arango comenzó a mediados de septiembre y está entrando en su etapa final.

Después de la última indagatoria para el juicio que ventila las causas Narcoavioneta y Narcomunicipio, iniciará la etapa de alegatos.

La producción de prueba que consistió en las declaraciones testimoniales e indagatorias, agotó una nueva jornada este jueves. Prestó declaración de imputado el ex concejal Pablo Hernández y Alan Viola; y se leyeron las indagatorias de María Esther Márquez; Marcos Velázquez; y las declaraciones de arrepentido de José Marcial Caballero y Luciana Lemos.

Por otro lado, se rechazó el pedido de los defensores Emilio Fouces y María de los Milagros Serra Cullen, para introducir una pericia caligráfica sobre la firma de un testigo en un acta de allanamiento. Es que el lunes pasado, declararon por videoconferencia dos testigos residentes en provincia de Buenos Aires que presenciaron el allanamiento de mayo de 2018 en la casa de Daniel “Tavi” Celis, donde vivía Luciana Lemos. Aparentemente, la firma de una de esas personas al final del acta es temblorosa. Por eso los defensores motivaron una pericia caligráfica. Aunque lo hicieron sin control de las partes y quisieron introducirlo como prueba a poco de concluir la etapa de producción de prueba. El tribunal lo rechazó por “extemporáneo” y carente de “control judicial”.

Hernández: “Invité a Celis a participar en la campaña”

Pablo Hernández inició su indagatoria diciendo que está privado de la libertad «injustamente». Recordó el día que prestó indagatoria ante el juez federal N°1 de Paraná, Leandro Ríos, y salió esposado del mismo edificio en el que ocurre el juicio desde septiembre de este año. Aseguró que viene de «familia de trabajo» y que está detenido por una «presunción equivocada». «Mi padre murió triste porque sabía cómo me crío y no tuvo oportunidad de ver el juicio», lamentó.

Más adelante refirió a sus comienzos en la política, en 1995. «Nunca tomé atajos», acotó y agregó que trabajó «incansablemente» por Cambiemos: «Me corresponde la libertad». Mencionó además su afición por el ajedrez y recordó a su maestro de juego. «Esta es mi única oportunidad de hablar con ustedes -le dijo al tribunal-. ¿Cómo puede ser que una persona de trabajo tenga relación con el narcotráfico? Yo no tengo nada que ver con ese mundo», sentenció.

Subrayó que su padre fue operado por padecer cáncer y posteriormente falleció mientras ocurrían las cuestiones procesales. “¿Saben lo que es entrar esposado a la clínica?”, preguntó y rememoró la muerte de un tío en el velatorio del padre. “No tengo enemigos. Ni a las personas que me hicieron daño les deseo todo esto”, pronunció, agregó que está esperando “que llegue la justicia”, y refirió que lleva una vida sin problemas en la unidad penal.

—¿Cuándo y cómo conoció a Celis?— se preguntó desde el tribunal.

—A fines de 2010. Siempre fue una relación política. Celis es una persona que tenía mucho consenso. Y cuando militaba no había ningún fiscal, ningún juez que investigue la actividad del Movimiento Vecinalista Oeste (MVO). Todos los partidos políticos lo buscaban a Celis. Lo buscó Fabián Rogel, Roberto Sabbioni, Sergio Kneeteman, Blanca Osuna. Lo buscaban porque juntaba gente para trabajar y ayudaba su barrio. Compartía actividades con el Pro, por el acuerdo político con la UCR del que salió Cambiemos.

Más adelante recordó la cena del 16 de noviembre de 2015, antes del ballotage, y sacó un álbum de fotos que hizo amplificar por una pantalla para toda la sala. Se vieron imágenes de Celis con la actual ministra de Gobierno, Rosario Romero; con la electa diputada nacional Blanca Osuna; con el electo diputado provincial Julio Solanas. También fotos con Fabián Rogel; con Sergio Kneeteman; con Roberto Sabbioni; con el ex concejal Emanuel Gainza; la ex viceintendenta Josefina Etienot; y la ex diputada nacional Cornelia Schmidt-Liermman.

“Yo participé de esa cena y no sé quién la pagó. Ahí se ven todos contentos, le tomaron las gaseosas, le comieron el pollo y hasta alguna cerveza”, ironizó mientras iba pasando las imágenes.

“Operación de prensa”

En otro tramo de su declaración, dijo que las publicaciones de ANALISIS fueron una “operación de prensa” impulsada por “Roberto Sabbioni que está peleado” con él y también atribuyó responsabilidad al ex concejal Santiago Gaitán.

Posteriormente hizo pasar una escucha telefónica donde habla él y Daniel Celis. En el audio Hernández le cuenta de una publicación y le dice que nunca vio “nada extraño” en él. Celis responde que su legajo judicial está limpio, y que las “operaciones de prensa” ocurren porque Varisco lo permite.

Acuerdo

—¿Hubo un acuerdo con Celis para financiar la política? — preguntó la presidenta del tribunal.

—Para trabajar en política. Celis quería que el gobierno cambie, que se mejore la calidad de vida de la gente — respondió el ex concejal.

Entonces ¿por qué Celis le reclamó a usted? —repreguntó la jueza.

—Porque yo le insistí para que se meta, porque hablé con Celis y lo invité a participar en la campaña.

Pablo Hernandez (Foto: ANÁLISIS).

Dinero

En otro tramo de su declaración, reconoció que le dio dinero a Luciana Lemos, ex pareja de Daniel Celis, aunque marcó que fue para “ayudarla” y no como una supuesta contraprestación que exigía Celis.

“En una oportunidad le di 20.000 pesos. Era dinero personal que tenía para pagar el alquiler. Después saqué un crédito de 20.000 pesos”, contó. “No pensaba que Luciana Lemos podía tener relación con el narcotráfico”, acotó después.

—¿Qué redito tenía Celis de ayudar a la gente, en concreto? — se le preguntó.

—Él quería hacerse conocido, crecer. A mí nunca me pidió ser concejal pero sé que a otros sí.

“Me sorprendió y me dolió el problema que tuvo con la justicia, porque tenía chances, iba a ganar con su lista en el sindicato”, dijo sobre Celis y reconoció que el Movimiento Vecinalista Oeste a cambio del trabajo en campaña pedía ¡que se ayude a la gente del barrio y también si algunos podían conseguir trabajo”, manifestó.

Anotaciones

Cuando los policías allanaron la casa de Celis, además de estupefacientes y dinero, secuestraron un cuaderno con anotaciones de Luciana Lemos. Algunos de esos escritos eran nombres como “Nacho”, “Chino” o “Amigo x” quienes, según explicaría después Luciana Lemos, eran Varisco, Hernández, Bordeira y Gainza.

“Es inexplicable porque nunca compré ni consumí droga”, explicó el ex concejal y recordó que él supo hacer aportes personales al partido para la campaña.

Descartó haber entregado a Lemos dinero que a su vez le habría dado Varisco. “La verdad es una sola y yo no tengo nada que ver”, reiteró y deslizó que por momentos pensó ser “un perseguido político”.

Alan Viola: “Estuve mal asesorado”

El imputado Alan Viola amplió su indagatoria este jueves y también contestó preguntas del tribunal.

Viola es un inspector de Tránsito de 30 años. Está acusado en la causa Narcomunicipio por ser colaborador de Daniel Celis en el financiamiento de actividades de narcotráfico. Dijo que cuando prestó declaración indagatoria, estuvo mal asesorado. Ahora su abogado defensor es el abogado Juan Pablo Temón.

“Entre a trabajar a la Municipalidad en 2008, con Carlos Halle. Después me hice amigo de Roberto Sabbioni. Fue dos veces delegado gremial y en 2013 fui presidente del Lomas del Mirador I. En 2015 trabajé para la Alianza Cambiemos. En 2016 empezó mi relación con Celis por su propuesta para el sindicato, era contenedora”, afirmó.

Los jueces le leyeron un tramo de su indagatoria anterior, cuando Viola contó que intermedió con Ricardo Frank (su jefe inmediato) para pedirle ayuda en favor de Celis y Frank le contesto que “a eso lo maneja Pablo Hernández”.

“Yo le manifesté ese problema a Frank. Celis nunca me pidió que lo hable a Frank, aunque si le dije que iba a hablar con Ricardo”, dijo este jueves.

Alan Viola, de camisa azul. (Foto: ANÁLISIS)

Reconoció también que en una oportunidad, Celis le pidió que hable con la ministra (en referencia a Rosario Romero). Y en otro momento, cuando ocurrió el allanamiento en la casa donde vivía Lemos, Celis le requirió que vaya a cuidar la vivienda.

“Nunca recibí dinero de ningún funcionario para llevarle a Luciana Lemos”, añadió.

Posteriormente se lo consultó por otro tramo de su indagatoria en instrucción, cuando reconoció un acuerdo entre el gobierno municipal y Daniel Celis. “No estaba bien asesorado por la defensa anterior”, dijo y repitió ese argumento cuando le preguntaron por qué pensó que Celis era funcionario cuando lo indagaron el año pasado.

“Era lo que decían los medios”, afirmó después.

Antes de concluir reconoció que solía visitar a Fernanda Orundes Ayala, pareja de Celis. “En las manos de ustedes está mi vida. Ningún testigo me nombra. No tengo nada que ver con la colaboración”, dijo por último.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *