Juicio Varisco/Celis: Bordeira declaró durante más de dos horas y respondió preguntas

Por Juan Cruz Butvilofsky

(de ANÁLISIS)

“No tengo nada que ver con los hechos que se me imputan”. Esas fueron las primeras palabras de Griselda Bordeira ante el Tribunal Oral Federal (TOF) compuesto por Lilia Carnero, Noemí Berros y Roberto López Arango. La indagatoria de la funcionaria municipal se extendió por más de 2 horas y aceptó responder todas las preguntas de los jueces y la Fiscalía a cargo de José Candioti, Carlos García Escalada y Leandro Ardoy.

Por momentos se mostró conmovida por la situación, principalmente cuando se refirió a su madre y el análisis pericial respecto al destino de pautas publicitarias de la Municipalidad de Paraná. Cabe recordar que hay pautas que fueron destinadas a la madre de la funcionaria y dentro de la investigación se dudaba respecto a los motivos de por qué el Ejecutivo le daba dinero para publicidad. Bordeira explicó que tienen desde hace tiempo “una empresa familiar para vender

También ofreció como prueba capturas de pantallas de Facebook en donde ella promocionaba la feria en la cual intentó vender los zapatos adquiridos a Cristian Silva y Hernán Rivero. Cabe recordar que Bordeira le habría comprado un lote de zapatos y otros elementos en la suma de $800.000 a Silva en 8 cuotas de $100.000 pero que el negocio se frustró, según la palabra de los propios imputados. Se le preguntó a Bordeira si conocía que ese negociado haya tenido que ver con Daniel Tavi Celis y ella respondió que ella desconocía esa situación. Cabe recordar que hay un dialogo entre Celis y Silva donde el lider narco le reclama a Silva dicho acuerdo y el pago de la deuda que Bordeira tenía para con él.

“Mi única relación con los Celis es a través del Movimiento Vecinalista del Oeste (MVO). Nunca financiamos el narcotráfico. Si, reconozco que le di $10.000 a Luciana Lemos en abril del 2018, pero Lemos nunca me manifestó que tenía algo que ver con la droga”, se excusó y negó que Lemos le haya llevado droga al Municipio. Más adelante reconoció que sabía que Celis tenía vínculos con el negocio del narcotráfico porque en la Policía “se comentaba” y por una publicación periodística de Revista ANÁLISIS de agosto/septiembre del 2015.

publicidades” y ofreció prueba documental al respecto.

Bordeira se refirió a dos encuentros que ocurrieron en la Municipalidad de Paraná el 27 de abril del 2018. Un primer encuentro ocurrió cerca del medio día en el cual Lemos fue recibida por Bordeira y Pablo Hernández, a los que le reclamó plata a nombre de Celis. El segundo, esa misma tarde en la Municipalidad, en donde Lemos amenazaba con no retirarse del Palacio Municipal si no le daban “algo de dinero” para darle a Celis que venía reclamando una deuda que tenían para con él.

En ese contexto, Bordeira esgrimió que se vio apretada en los horarios por tener que ir a buscar a su hija a las 19 horas y que Lemos no quería irse. Esto habría motivado, según el relato de la funcionaria, a que vaya al cajero automático y retire los $10.000 para entregárselos a Lemos. Al momento de irse, “llegó Pablo Hernández pero desconozco cuanto dinero le dio”.

“Lemos decía que tenía que llevar algo de dinero porque sino Celis se la iba a agarrar con ella. Ella se mostró triste, preocupada. No tenía la misma postura que tiene ahora, a mi me gustaría que hagamos un careo con Lemos”, espetó Bordeira.

Esta situación, relatada por Bordeira en la que Lemos advertía que no se iba a ir de la Municipalidad sin que le entreguen dinero, fue advertida por los fiscales y se le preguntó por qué no había decidido denunciar, siendo que Bordeira era funcionaria pública y policial y tiene el deber de denunciar ante la comisión de un delito. Allí, la funcionaria tuvo respuestas dubitativas. Por un lado reconoció las amenazas como algo común de la política, por el otro dijo que no se sintió amenazada porque el dinero no se lo reclamaban a ella, pero después terminó pagándole $10.000.

El juez López Arango insistió y le preguntó respecto del pago ante esa situación extorsiva y Bordeira reconoció que buscó “protegernos a todos”.

Bordeira apuntó fuertemente contra Emanuel Gainza, concejal de Cambiemos, ya que “le prometió muchas cosas a Celis y después le apagó el teléfono”. En otro tramo, dijo que desde el gobierno nacional se le hicieron promesas a Celis pero cuando se le preguntó sobre los funcionarios que habían realizado esas promesas, Bordeira volvió a apuntar al edil que fue excluido de esta causa por falta de mérito: “El representante del gobierno nacional era Gainza”, remarcó. De hecho, recordó un acto de entrega de guardapolvos que se hizo en la Seccional Nº11 (zona oeste, territorio de Celis) y aseguró que ese encuentro “se gestionó a través del gobierno nacional”.

Acuerdo Varisco/Celis

“Yo no voy a negar el acuerdo político. Los Celis militaron para nosotros con el MVO. Yo me enteré que eran narcotraficantes más adelante”, expresó luego Bordeira. Se le preguntó a la funcionaria respecto al diálogo que tuvo con Hernández en donde ella lo acusó a él y a Varisco de haber “metido la droga en el partido”. Ella argumentó que dijo esa frase en un momento de “enojo, humillación y vergüenza”. “Me dolió mucho, lo dije enojada, los medios nos tildaban de narcotraficantes. No podíamos entregar un bolsón porque nos trataban de narcos todo el tiempo”, agregó. “Yo siempre le reclamé a Hernández la participación de Celis en la política”, acotó.

Después se le preguntó respecto a otra comunicación en la que Bordeira quiso poner un límite y aseguró “hasta acá llegué”. “No tiene nada que ver con Celis, no quiero dar nombres de manera pública por resguardo a mi familia, pero eso tiene que ver con un listado de nombres que nos pasó el sindicato para que contratemos en el Municipio. Yo me fijé en la lista y había algunos que tenían vinculaciones con el narcotráfico y el intendente no sabía”, señaló.

Reconoció que Celis presionaba para que se cumpla con lo que presuntamente se había acordado pero que ella no podía dar detalles de dicho acuerdo porque retomó la militancia para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto del 2015 y el acuerdo había sido realizado antes.

“Fue una discusión interna si blanqueábamos o no a Celis. Yo le tuve que decir personalmente a Celis que no iba a ser funcionario cuando el planteaba esa necesidad. Le dije que no porque ya había un medio periodístico que hablaba de sus vínculos narco”, admitió Bordeira.

En un tramo posterior, aseguró que Celis quería ser el funcionario a cargo de la Unidad Municipal Nº2 (UMN2) de Paraná. Ahora bien, cuando se le preguntó si sabía quien manejaba la UMN2 dijo que “legalmente la dirigía Hernán Rivero”. Esta consideración fue advertida por la jueza Berros que le repreguntó por qué hacía la aclaración de “legalmente” y Bordeira se mostró dubitativa: “Celis aprovechaba de los contactos que tenía en la UMN2 y les daba órdenes porque se manejaba así”.

Ante la consulta, respecto al vínculo entre Rivero y Celis, Bordeira debió reconocer después de un par de preguntas: “Puede ser que a Rivero lo haya sugerido el propio Celis” para ocupar el cargo.

El manejo de Celis en la zona oeste quedó en evidencia: “Celis era un gran militante social, sacando lo ilegal”, dijo Bordeira en un acto de honestidad. Es más, reconoció que “hay lugares donde la gente está cansada de promesas incumplidas y no podías entrar si no era con ellos”, en referencia al MVO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *