Entidades agropecuarias se interesaron en el protocolo que se aplica en Colonia Elía

La Municipalidad de Colonia Elía (Departamento Uruguay), diseñó por iniciativa propia un protocolo de control de las distancias autorizadas por la Provincia en materia de aplicaciones agrotóxicas.

Para ello realizó previamente un relevamiento de la ubicación de cada escuela rural, vecino, productor y bienes naturales como cursos de aguas que son necesarios proteger.

La iniciativa fue presentada en su momento a las autoridades provinciales, quienes la valoraron de manera especial e incluso se está organizando la forma de aplicarla en el resto del territorio provincial.

En la mañana del miércoles, las autoridades de ese Municipio recibieron la visita de representantes de distintas instituciones nucleadas en torno a la llamada Mesa de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA) integradas por Alfredo Bel (Federación Agraria Argentina), Esteban Minetti y Oscar Pozzolo (del INTA Concepción del Uruguay), Natalia Villalba (INTA Regional), Eduardo Barzola (por Coninagro), Gabriela Zermatten (Colegio de Profesionales de la Agronomía de Entre Ríos) y Pablo Gelperín (coordinador de la Mesa BPA-Entre Ríos y de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos).

El objetivo del encuentro fue interiorizarse sobre el funcionamiento del protocolo de control en la aplicación de agrotóxicos que está implementando el Municipio de Colonia Elía, como una herramienta novedosa cuyo marco normativo está ordenado por el Decreto N° 2.239/19, de la provincia de Entre Ríos y la Ordenanza N° 18/19 de dicho Municipio.

La comitiva fue recibida el intendente, Ramón Barrera; el juez de Faltas de Colonia Elía, Guillermo Grandi; y el intendente electo, Gabriel Barbará, publicó el diario El Argentino.

Durante la misma se abordaron las inquietudes planteadas por los visitantes, quienes manifestaron interés en la inédita iniciativa que permite dar un marco de seguridad a la población y al mismo tiempo la posibilidad de producir en un entorno amigable con el ambiente, generando un futuro sustentable a mediano y largo plazo, objetivo compartido con el interés comunitario.

En ese marco, Alfredo Bel (de la Federación Agraria) manifestó que la Mesa de Buenas Prácticas Agropecuarias es un conglomerado de entidades del sector público como privado y “vinimos a Colonia Elia para aprender la experiencia que están haciendo en el control de las fumigaciones”.

“Hemos visto con mucho interés lo oportuno que es el protocolo que se aplica en este Municipio y la idea es poder transmitir esto y aquellos que tengan similares inquietudes o preocupación lo puedan replicar porque lo vemos como un modelo muy viable”, destacó el dirigente agrario, consignó El Argentino.

“Este protocolo que se diseñó en Colonia Elía tiene un componente que lleva tranquilidad a la población porque se asegura que se está controlando (en tiempo real) bajo las normas establecidas y con un sistema de control de auditorías. A a su vez, permite que el productor pueda seguir trabajando bajo todos los controles y que nosotros estamos absolutamente de acuerdo que se controle todo”, destacó Bel.

En ese marco, también valoró que la jornada ha sido muy positiva porque han podido dialogar con el actual intendente como con el que asumirá a partir del 10 de diciembre, y “nos vamos muy contentos, muy satisfechos porque es una cosa muy importante para Entre Ríos. Y amerita que la podamos transmitir y hemos tomado este protocolo diseñado por Colonia Elía como un punto de referencia para la Mesa de Buenas Prácticas Agropecuarias”.

El concepto vertido por Bel es de similar valoración al que realizó días pasado por la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero cuando visitó esa Municipalidad para interiorizarse sobre el protocolo.

“Fue la propia ministra Romero la que nos llamó y nos sugirió que viniéramos a conocer la experiencia en virtud de encontrar una salida ambiental a este conflicto que se ha planteado e incluso judicializado. Ella, al igual que nosotros, vemos que este protocolo es muy positivo porque permite el control ambiental en tiempo y forma de manera real y simultánea y al mismo tiempo desarrollar la tarea productiva sin violentar ninguna norma establecida”, recalcó Bel.

“Para nosotros la salud es lo primero y en este protocolo diseñado por Colonia Elía participó la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNER a través de docentes, alumnos y el propio decano, y eso da garantías a los vecinos que se ha diseñado un protocolo en defensa de la salud”, consideró el dirigente agrario.

“Nosotros nos vamos aprendiendo e incluso es muy poco lo que pudimos aportar, porque hemos observado que hay un equipo interdisciplinario, con roles y mecanismos bien claros y establecidos, usando tecnología como una central meteorológica y seguimientos satelitales que permiten en caso de un conflicto, dirimir cómo se estaba realizando las aplicaciones. Por eso nos vamos muy satisfechos y con un balance muy positivo. Y vemos que este protocolo es muy auspicioso y oportuno para replicar en todo el territorio de la provincia”, insistió Bel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *