Romero, en contra de la “doctrina Bullrich” sobre el uso de armas letales

La ministra de Gobierno y Seguridad de Entre Ríos, Rosario Romero, marcó su desacuerdo con el nuevo protocolo nacional: “el policía tiene reglas para el uso del arma, la cual se debe usar como último recurso, cuando peligre la vida de un tercero o la propia del policía”, dijo, y señaló que los límites están en el Código Penal.

Envalentonada con el G-20, la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, busca avanzar con su nuevo reglamento que permite a la policía el uso de armas letales incluso contra personas no armadas, e intenta que lo aprueben las policías provinciales.

La tarea no será tan sencilla. En el gobierno bonaerense, que conduce María Eugenia Vidal, dicen que lo están estudiando pero extraoficialmente se rumorea que no lo van a implementar. Idéntica respuesta recibieron del gobierno de Córdoba. En la ciudad de Buenos Aires, que suele actuar en tándem con el de la provincia, señalan que es probable que la Policía de la Ciudad se sume, habida cuenta de que hace poco perdieron un ministro por el fallido operativo en River.

En Entre Ríos, la titular de la cartera de Gobierno y Seguridad, Rosario Romero, anticipó su postura contraria y afirmó que “en la provincia no tenemos que modificar ninguna norma, ni ningún reglamento, porque acá tenemos una ley que organiza la policía”, dijo, aunque aclaró que no ha conversado el tema con el gobernador Gustavo Bordet.

La ministra Romero indicó que la ley provincial “puede ser considerada antigua, porque data de la década del 40, pero no veo necesidad de modificarla, porque la fuerza pública tiene atribuciones en el Código Penal de la República Argentina, desde que el código existe en el país”.

El Código Penal es el que permite “a un policía el uso de un arma, por ejemplo. Por eso, ni usted ni yo podemos andar por la calle armado, si no es con una autorización especial”, dijo.

Romero remarcó que “el policía tiene reglas para el uso del arma, la cual se debe usar como último recurso, cuando peligre la vida de un tercero o la propia vida del policía”, dijo, en desacuerdo con el nuevo protocolo nacional.

Para la funcionaria provincial, “todo está previsto en el Código Penal que rige para toda la República Argentina y por sobre eso no puede haber ningún tipo de reglamentación”.

“Si se debe repensar el uso de las armas en las fuerza de seguridad, ese debate debe darse en el Congreso de la Nación, sobre la ley de fondo, que es el Código Penal”, dijo, y agregó que “en lo que compete exclusivamente a la provincia de Entre Ríos de ninguna manera entiendo que necesitemos una norma especial como se ha dictado en el orden nacional, no lo veo necesario, no necesitamos ninguna reglamentación especial que habilite a otras prácticas”.

El protocolo de Patricia Bullrich le permite disparar a la policía incluso sin dar la voz de alto y ante la sospecha de que el supuesto delincuente tenga un arma. Entre las causales, legaliza la posibilidad de disparar por la espalda a un delincuente que esté escapando.

Lo cierto es que la seguridad será, a falta de la economía, uno de los caballitos de batalla de Macri en su intento de reelección. Y la campaña ya empezó. No obstante, no parece que vaya a serle tan fácil a la ministra estrella conseguir que todas las jurisdicciones adhieran a su reglamento para las policías locales.

 

Fuente: Noticiauno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *